Cesar Caycho • Indigo

En el marco del 10º aniversario de galeria Indigo – Individual: ADORACIÓN de César Caycho.
20 de Nov. del 2014 – 6 de Enero del 2015.

ADORACIÓN

No es sencillo entregarse a la fabulación con tanta facilidad. Con tanta felicidad (y ser adulto). Entiéndase fabulación como ese instante en que suspendidos en el tiempo, nos ubicamos geográficamente a un costado de la realidad. César Caycho ha encontrado un agujero negro directo hacia ese momento. Un privilegiado que con generosidad, ha retornado a la galería, él junto a sus criaturas, para relatarnos las historias de “Adoración”.

Partamos con la verdad. “Adoración” es una trampa; por cierto, una trampa preciosa como todas las obras de Caycho. No es recomendable fiarse de este artista, porque detrás de lo precioso de su obra, siempre en tres tiempos (la atmósfera, sus personajes y el delirio en que habitan) salta a la yugular del espectador, un mensaje subalterno.

Tomando como referente la plástica flamenca del siglo XV, con autores como El Bosco o Jan Van Eyck y su obra emblemática “La adoración del cordero místico”, en “Adoración” se presenta esa fauna que el hombre tuvo a bien reducir su alma libre y silvestre a un espíritu y una actitud doméstica. Seres a los que el humano, para adorar, ha tenido que volver casi a su semejanza. Es decir, educándolos a servir al otro. A no ser libres. Condicionándolos a una felicidad impropia, ajena e inconsulta.

Estas criaturas, que merecen nuestra adoración por distintas razones, algunas más personales que otras, recorren ampliamente el bestiario. Desde la veneración religiosa al cordero (que quita el pecado del mundo) hasta la incondicional amistad canina (mientras se ciña a ciertas reglas sociales).

Adoramos a nuestras propias creaciones. Los humanos siempre estamos llenando huecos. No interesa qué tengamos que sacrificar en la vida de la bestia, mientras llenemos esa necesidad de adoración. Y si están encerradas en nuestros propios temores y frustraciones, mejor aún.

César Caycho, incapaz de arrebatar el silvestre devenir de los animales, ha aprendido a librarlos de ese tiempo suspendido, rescatándolos de la ficción de sus íntimas fabulaciones, para presentárnoslos de este lado de su universo artístico. Absolutamente libres. En “Adoración”, los amansados no son las bestias. Vaya usted a saber quiénes, entonces.

Eduardo Cornejo Periodista

Cesar Caycho • Indigo

“La Adoración de la mascota Mística”
Cesar Caycho • Indigo

Cesar Caycho • Indigo

Cesar Caycho • Indigo

Cesar Caycho • Indigo

Cesar Caycho • Indigo

“El Conejo y su Suerte”
Cesar Caycho • Indigo

“La Llama”
Cesar Caycho • Indigo

“La Tortuga y Las No-Aves”
Cesar Caycho • Indigo

“Raquel la dama de las Aves”
Cesar Caycho • Indigo

“Beatriz la dama de las Plantas”
Cesar Caycho • Indigo

Cesar Caycho • Indigo

Cesar Caycho • Indigo

Cesar Caycho • Indigo

Pin It on Pinterest

Share This