mayo, 2015

28mayo7:30 pmAlejandro Ortiz: "Habrá un lugar con nuevos colores" en Dédalo7:30 pm Paseo Saenz Peña 295, Barranco

Más

Detalles del evento

‘HABRÁ UN LUGAR CON NUEVOS COLORES’

Inauguración: Jueves 28 de Mayo a las 7:30 pm.
Dónde: Dédalo
Paseo Saenz Peña 295, Barranco.

‘HABRÁ UN LUGAR CON NUEVOS COLORES’ es la tercera muestra individual de Alejandro Ortiz Cerro. Reconocido en la escena plástica de los noventas, por su destreza atemporal para amalgamar una profunda apreciación de la pintura clásica, con una especie de sincretismo local.

A los 20 años Ortiz visiona la idea que usará como título de esta muestra. Su producción, a partir de ese momento, se convierte en devenir terapéutico. El artista se vuelca a la pintura como espacio real de sanación y construcción simbólica. Esto le sirve de antesala al viaje que hace para compilar lo acá reunido, y que es resultado, de un desarrollo que nos abre su sentir más profundo.

En su lienzo lo místico alegorizado se exalta por la destreza compositiva y la vibración visual. Su dicotomía temática sólo es sobrepasada por la fuerza con que construye la forma humana. Ortiz es un pintor intenso. Generoso con su tiempo. Aplica una línea, se debate. Luego vendrá quizá una mancha, y esta después actuará de fondo, para colocar un complementario y generar una complejidad cromática exquisita.

La propia meditación existencial es la razón de la práctica. La construcción del universo en interacción con el entorno familiar uno de sus leitmotiv. Conjugando lapsus freudianos con mitos o cuentos de hadas; o una imponente paleta con ideas de un halo naive, Ortiz nos remite tanto a inocencia infantil, como a delirios psicoanalíticos. ‘Hansel y Gretel ante la aparición de la Virgen Vaginal’; o los mismos personajes ‘ante la Venus nacida de un beso de Moza’ nos revelan con – sonrisa dulce – estados mentales sublimes.

La obra de Ortiz actúa como espejo ante nuestra mirada. Al convertirse él en objeto de su pintura, se da la espalda a sí mismo. Pero así existe en el paisaje, dando un quiebre importante, que fortalece la capacidad reflexiva de la misma pintura. Su ansiedad positiva crea un ensamble optimista, en dónde la iridiscencia mágica luego de las dudas, nos redime. Es así cómo – con devoción y coherencia – Ortiz nos presenta un trabajo fortalecido en su capacidad vital. Que se yergue sólido y maduro con una temperatura enérgica. ‘HABRÁ UN LUGAR CON NUEVOS COLORES’ se vuelve paradoja que no solo plantea promesas místicas – si no que hace eco – a nuestras reflexiones emocionales más profundas.

Olga Lamas

Hora

(Jueves) 7:30 pm

Dónde

Dédalo Barranco

Paseo Saenz Peña 295, Barranco

Pin It on Pinterest